Medium Raw, cooked

f white

I can not stop feeling some sadness for Bourdain. I am a confess fan and I personally feel identify, with a big gap and ulter distance to his experience, but at the end identify.

As he said, if someone I have to point the blame to, in the blame game, it would be him. I complelly fantasy with his trips to Asia and the rawness of his narrative. I wacth his last episode; who he interviewed, his visits to the Hong Kong markets, his messy diet and them the news. I must say for a long time I thought, well, He wanted it that way. But, I think about his little girl and I reflect to myself, -someone else is broken-

Sympathy is a great thing, and it coneccts us. It is the languague of art, music, love if you want it. To my real friends, I have to thank…

Ver la entrada original 33 palabras más

Anuncios

Argentina: Crónica de una catástrofe anunciada (22/06/2018)

Este es un relato lleno de nostalgia, como un relato propio del desamor. Es un relato de un globo pinchado, de una ilusión rota.

Todo ser humano quiere creer, tiene sus creencias y se aferra a ellas. Le dan ganas de vivir, y de seguir adelante. Algunos depositan sus creencias en la religión, otros en la polítca… y otros en su seleccionado nacional, como es el caso del pueblo argentino. Ellos ante la evidencia de crisis, prefieren aferrarse a mitos como el Amor por la camiseta, el “Fuego Sagrado”, la “sangre en el pecho”, la “mística” (esa propiedad mágica que se tiene adentro para superar la adversidad y salir victorioso siempre). Así como algunos en sus vidas cotidianas se aferran a la idea de un ser superior que vigila en los cielos y obra a su favor, o aquellos que se aferran a mitos como la “patria”, la “democracia”, el “amor”, la “amistad”, la “familia”.

Yo, a pesar de las críticas, me aferro a los mitos del fútbol como herramienta para sobrellevar la vida. Y por eso también me aferro a la Selección Argentina, muy a pesar de las miradas de rechazo que recibo de mis coterráneos Colombianos (mi verdadera selección).  Y a pesar que está bien tener mitos fundacionales en la vida de uno, muchas veces estos pueden desviarnos de una visión fenomenológica y pragmática de la realidad. Los mitos nublan nuestra visión objetiva de las cosas. Nos hacen negar las realidades cuando estas nos pegan en la cara. A veces el subconsciente objetivo se rebela, se da cuenta que el “Amor por la Camiseta” o el dichoso “Fuego Sagrado”, tal vez no existen. O tal vez si existan, pero no son suficientes para tapar la realidad con un dedo. Uno reniega de si mismo, entra en estadíos de negación, de “amor/odio”, de “fé/incredulidad”.

La realidad es la que dijo el Cholo: la Selección Argentina es el reflejo de estos últimos 4 años de desastres y fracasos. La verdad es que los jugadores tienen daño psicológico irreparable. Son impotentes, están condicionados por sus fracasos anteriores. Cargan con una mochila de miedo y culpa. Y el equipo mostró eso en la cancha. Siempre, desde que se fue Sabella. Pero uno no quiere ver la realidad…

Entonces uno se aferra a los mitos fundacionales para tapar la realidad. En el nombre de la “Mística” y el “Fuego Sagrado”, ignora todos los augurios evidentes de un rotundo fracaso, los cuales fueron evidentes a lo largo de estos cuatro años, y procedo a enumerar a continuación:

(1) Ignora el hecho que Messi pareciera que nunca da la talla en la selección argentina, que pareciera nunca ser el ganador serial de balones de oro que es en Cataluña. Que ya renunció una vez, y 40 millones le rogaron para que volviera, y lo adularon hasta el cansancio (después de haberlo puteado). Criticar a Messi es pecado en la Argentina actualmente, porque “hay que bancar a los jugadores”. “No te merecemos, Lío” (¿?). La verdad es que juega cuando quiere. Y cuando no, camina y agacha la cabeza.

(2) Ignora el hecho que los compañeros de Messi son todos unos impotentes a su lado. Que en su mayoría son jugadores faltos de calidad y de carácter. Que están ahí porque son un Club de Amigos. Que arman convocatorias, que escogen jugadores y tienen rosca. Y si uno tiene un Club de Amigos es para sentirse a gusto, pero no es el caso de Lionel. Lionel tiene que sufrir que nunca le devuelvan una pelota redonda. Tiene que sufrir ese complejo de inferioridad que tienen sus compañeros, su incompetencia. Esto lleva irremediablemente al punto (1) de nuevo, aunque no podría afirmar a ciencia cierta cuál es causa y cuál es consecuencia.

(3) Ignora el hecho que Sampaoli es un incompetente. Que siempre llamó a los que no tenía que llamar, y nunca paró un onceno decente. Siempre con sus inventos bielsistas y humeantes, sus líneas de tres improvisadas con dos laterales como stoppers, sus Biglias, sus Mezas, sus Acuñas. Sus Mascheranos (roto y en el exilio en la disque Superliga China). Fue n veces al Cilindro a ver a Racing, y no llevó a Lautaro. Habló n veces con Icardi, y no lo llamó. Tiene una preferencia enfermiza por un arquero sin manos como Caballero “porque es mejor con los pies” (¡ja!). Armani la rompe en River domingo tras domingo, pero parece ser que el calvo es mejor porque mama banco en un equipo top de la Premier League (malinchismo puro). ¿O será tal vez que Armani no le cae bien a Lío y a su Club? El mismo trato para la joya Dybala, que cometió alguna vez el pecado de alzar la voz. Y el Club de Amigos parece ser que nunca se lo perdonará.

(4) Ignora los antecedentes de fracasos. Las finales perdidas. El hecho que entró al mundial por la ventana, salvando todo en la última fecha contra un Ecuador sub21. El hecho que nunca jugaron a nada. Que no tenían pelota parada, porque al imitador barato de Bielsa no le gusta ese recurso, no le parece “necesario” (¡ja!, de nuevo).

(5) Por último, ignora que la AFA es corrupta. Que no saben contar ni unos votos en unas elecciones. Que son una parranda de sindicalistas mafiosos, aliados con el gobierno de turno. Que el gobierno de turno son una caterva de tecnócratas corruptos, que tienen al país al borde de un corralito, para caer en las garras del FMI nuevamente pero hay que dar “gracias a Dios que no somos Venezuela” (¿?).

Nada de eso importa cuando empiezan a sonar las notas del oíd mortales. “Estos jugadores tienen Fuego Sagrado”, “Tienen que acordarse que son Argentina”, “Islandia no existe, son 11 en la isla, si se resfría uno te juegan con 10”. La realidad mostró un equipo Islandés compacto, que defendía en bloque y tenía un sentido de juego colectivo que el Club de Amigos de Lío nunca tuvo y nunca tendrá. Un buen gol del kun, una cagada del “arquero líbero”. 1-1 y a rezar.

“Croacia no es nadie, usan un mantel de camiseta”, “Messi se lo meressi”, “Hoy te venimos a alentar, para ser campeón, hoy hay que ganar”. Y la realidad muestra que Mascherano y Biglia eran dos postes en la mitad de la cancha. Que esa línea de 3 no marc a nadie, que a Mercado y a Tagliafico SIEMPRE les ganaron la espalda. Que Messi no tenía quién se la pasara, que corrió casi tanto como Caballero, y también dio menos pases que el. Que habían momentos del partido contra Croacia en los que ni pedía la pelota. Y llegaron los goles, uno atrás del otro. Como siempre: una cagada de Caballero, que su única labor fue transmitir miedo a todo el equipo. Un zapatazo de Modric. Una jugada de futsal en el área, y un pase a la red humillante de Rakitic.

0-3 y a la casa. El “Fuego Sagrado” no existe. No existe el amor (ni por la camiseta, ni por uno mismo, ni por los demás). Los “líricos” no ganan copas. Aunque estos no eran líricos. Estos eran ciegos, presos de sus propios temores y sus propias incompetencias. Lo único que existe en esta vida es el trabajo, y la superación. Uno puede ayudarse de “Fuego Sagrado”, de los mitos fundacionales. Pero no son suficientes.

Espero que de verdad puedan quitarse la venda de los ojos en Ezeiza, y que construyan algo de verdad, trabajado, con nuevos juveniles. Un proyecto serio, digno de un país que cree ser serio, pero realmente no lo es. Sudamérica también puede tener proyectos serios, de verdad. Y nunca olvidar nuestros mitos fundacionales.

Yo mientras tanto, sigo deambulando por la vida con los ojos apagados, como quién ha dejado de creer. Como quién acaba de ser derrotado 0-3. Estoy desenamorado. Existencial. Sin rumbo fijo. Y esperemos que el domingo Polonia no le ponga el último clavo al ataúd. Esta vez con mi verdadera selección.

Lástima Argentina, eras un bizcochuelo… ahora sos gelatina.

 

Semana 1: Revolución (20/06/2018)

La raza humana tiene una necesidad incontrolable de polarizar. Desde la invención de la escritura misma todas las narrativas se centran en la lucha del bien contra el mal: la luz contra la oscuridad, la vida contra la muerte, los ejércitos del infierno contra los ángeles del cielo. A medida que los tiempos van evolucionando, se plantean nuevas disyuntivas en otros planos sociales y personales. Ya la lucha del cielo contra el infierno se vuelve obsoleta, ahora hablamos de establecimientos y revoluciones: de izquierdas y de derechas. Pareciera que en nuestras sociedades existen dos tipos de personas, aquellas que están contentas con el orden de las cosas, y aquellas que idealizan y sueñan con realidades diferentes. Ahora, existen personas morales e inmorales en ambos bandos. Depende de cada quién, con qué se identifica.

El fútbol no escapa a esta dicotomía. El mundial, que es lo más preciado que tenemos los amantes de este deporte, que es el evento que nos define cada cuatro años, el que nos mantiene con vida, nunca ha escapado a la polarización.

Existen dos tipos de escuelas: La primera pregona que el resultado debe ponderar sobre el juego. Que se debe ganar sin importar las formas, ni la estética. Los entrenadores que se paran de este lado de la orilla suelen armar equipos que se mueven en bloque, compactos defensivamente, aguerridos, fuertes en la pelota parada, contragolpeadores natos. Ha existido desde siempre, desde el catenaccio italiano, pasando por el doctor Bilardo, y en la modernidad visible en entrenadores como Mourinho o Simeone. La segunda escuela pregona que el juego debe ponderar sobre el resultado. Que lo primordial en un equipo es jugar bien, es el buen trato al balón, siempre al piso, buscando el juego asociado y premiando la habilidad por sobre el sacrificio físico. Que el resultado es secundario, ya que es meramente una consecuencia del buen juego. También ha existido desde siempre: Rinus Michel y su naranja mecánica, el Barcelona de Cruyff, las locuras de Bielsa y actualmente expuesto con tan variados resultados (con DT ganadores como Guardiola y con DT perdedores como Lillo).

Desafortunadamente la historia nos ha enseñado que se gana más siendo Bilardista que Bielsista. Inclusive, los últimos campeones del mundo que se autoproclamaron defensores del buen juego también cayeron en algunos puntos en tácticas mas pragmáticas que románticas. Alemania en el mundial pasado tuvo partidos en donde ponderó el orden defensivo y la falta de juego asociado (contra Algeria en octavos y en la Final contra la Argentina de Sabella). España en 2010 (la base del Barcelona rey de Europa) ganó todos sus partidos con la mínima diferencia, nos dio una final aburridísima, le ganó a Portugal y a Alemania con una jugada de pelota parada (y robó a Paraguay). Con todo este preámbulo quiero decir entonces que existe una verdad inobjetable: los líricos no ganan copas. Los soñadores, los revolucionarios, los equipos pequeños no ganan mundiales. Hay que tener algo más, la mística, el peso específico, el fuego sagrado. El trofeo con el que todas las naciones futboleras sueñan y se masturban en las noches, no es alcanzable para cualquiera. Hay que ser grande para ganar el mundial. O por lo menos eso creíamos…

El mundial de Rusia en su primera semana nos da indicios que podrían contradecir a la lógica establecida. Muchas selecciones pequeñas (sean de una escuela o de la otra) desafiaron el orden establecido en sus primeros partidos. Las naciones históricamente menores cada vez cuentan con mejores equipos, con jugadores en los principales clubes de la elite europea. Están más enfocados, saben más, son menos ingenuos. Defienden mejor, atacan mejor.

Los casos puntuales de Rusia, Islandia, México, Suiza e inclusive la Portugal de Cristiano Ronaldo merecen ser estudiados a profundidad en entradas subsecuentes. Pero todas comparten una cosa en común: han desafiado el orden establecido. Han sacado resultados importantes frente a las que a Priori eran las grandes favoritas. Las casas de apuestas se regocijan al saber que reina el caos en este torneo. Se ha formado una revolución. Las selecciones menores salen a jugar con todas sus armas, y exhiben herramientas de combate tanto o más válidas que las Alemanas, Francesas, Argentinas y Brasileras. Ver el 4-4-2 compacto de Islandia por ejemplo, defendiendo en bloque, presionando arriba y asociándose en ataque, da la sensación por momentos de ver una especie de Atlético de Madrid. Ver al México de Osorio entregado en cada pelota, por momentos no siendo contundente en ataque pero siempre partiéndose la madre en la cancha, superpoblando el medio, doblando en la marca los alemanes. Da la sensación de que los órdenes han cambiado, sea la escuela que sea la que representen, las selecciones pequeñas tienen armas para pelear por esta copa del mundo.

Existe entonces la polarización entre las poderosas y las pequeñas. La lucha de lo nuevo contra lo viejo. Veremos que nos depara la segunda fecha. Si se reestablece el orden natural de las cosas, o si esto va en serio… y tal vez tengamos varios favoritos eliminados, y posiblemente un nuevo campeón.

¿Por qué no?” Se pregunta Chicharito. “Soñemos con cosas chingonas”.

Recognition (6/6/2018)

Faltan 7 días para el Mundial de Rusia 2018. Siento que mi vida ha dado unos vuelcos tremendos en estos últimos meses. Pero siento que no me afecta, porque a fin de cuentas la vida es únicamente lo que sucede entre mundial y mundial. Nuestro propósito en la vida es vivir y atestiguar los acontecimientos de las copas del mundo. La historia de los mundiales es tan o más importante que nuestra misma historia.

Mi historia de fracasos y desamores sería entonces una mera trivialidad. El hecho que me sienta sin rumbo, sin horizonte fijo. Que las cosas en las que creía no son ciertas. Que los planees creados en mi mente van a tener que esperar un poco más. Que no avanzo. Que quiero más. O tal vez el hecho que este país no tiene remedio. En fin, es solamente una ridícula crisis de cuarto de siglo, eso no importa… Faltan 7 días para el Mundial de Rusia 2018.

Acabo de subir a la terraza, a fumar un cigarrillo. Weird Fishes, empezó a sonar.

“In the deepest ocean
The bottom of the sea//Your eyes
They turn me”,

escuchaba a través de mis audifonos, mientras empezaba a cerrar los ojos.

“Why should I stay here?
Why should I stay?”

Mis manos sentían el viento helado de la noche de Bogotá. El cielo estaba parcialmente despejado, la luna brillaba fuerte, y la brisa soplaba duro.

“I’d be crazy not to follow
Follow where you lead
Your eyes
They turn me”

Estaba apoyado sobre la baranda de la cornisa, que da sobre toda la avenida. La gente todavía estaba en las calles tratando de llegar a sus casas. Los barrotes de metal estaban helados, me cortaban las manos. Yo tenía entregada mi vida a ese paraavalanchas. Con mis ojos cerrados, sentí que me caía en un océano profundo. En las aguas más heladas en las que jamás me hubiera bañado. Era un mar de dudas.

“Turn me on to phantoms
I follow to the edge of the earth
And fall off”

You will get your recognition. Sonaba una voz profunda en mi cabeza. Sentí entonces una energía súbita corriendo por mi pecho.

“Everybody leaves
If they get the chance
And this is my chance”

Todavía hay esperanza. Todavía hay chances de seguir. Inmediatamente empecé a nadar buscando la salida. Buscando aire.

“I get eaten by the worms
Weird fishes
Get towed…”

Esto me motivó a volver a escribir. Tengo incontables borradores que no he sacado. Escribiré mucho este mundial, de fútbol, que a veces es lo único que nos puede salvar de la monotonía de la vida. Empieza la remontada.

Incontinencia verbal V (3/01/2018) – Random Thoughts

¿Un billete de 20 besitos?

Siempre fue mi pasión crear, siento que estoy hecho para eso, quiero crear cosas, quiero modelar, entender, analizar, reproducir. Siento que el mundo está girando en esa dirección, y quiero hacer parte de ese cambio. Es el cambio que también sentía Cameron Howe en sus entrañas.

Muchas de las cosas que aparecen en black mirror podrían ser completamente realidad en unos 60-80 años. Aunque todavía no me queda clara la tecnología de transferencia del consciente y copia del consciente. Se supondría entonces que lo que en el medioevo se entendía como alma, realmente es un tipo de algoritmo personalizado, desarrollado dentro del subconsciente de cada individuo. Se supondría entonces que este subconsciente es digitalizable, almacenable, reproducible en escenarios simulados, transferible a máquinas, robots, osos de peluche…

Es nuestra alma parte de un proceso computarizable? Es posible reproducir todos los comportamientos de un personaje dentro de un ambiente completamente sintético? Es posible simular completamente una realidad?

He descubierto una pasión intrínseca por los fractales. Me di cuenta de ello mientras subía el mirador de Playa Blanca en Santa Marta. Todas las rocas del mirador tenían forma de fractales, parecían simuladas. Eran negras, presumiblemente metamórficas (aunque raro en ese ambiente deposicional creo), y tenían reflejos de pequeños cristales cuarcíticos, pero la forma de las caras era puramente una división aleatoria en triángulos de una figura más grande, era un fractal. Vol Libre.

En Pixar saben una cosa o dos de realidad computarizada, aunque sus gráficas son deliberadamente caricaturescas. Son matemáticos, son coders, pero son artistas también. Vivimos en una época de oro de la animación digital, y todo eso está fundamentado detrás de simulación numérica, y física detrás de la apariencia de las cosas. Lo difícil que debe ser lograr simular visualmente el comportamiento de las olas del mar… del reflejo de la luz del sol sobre un río, posándose en el tronco de un árbol mientras corriente abajo nadan un conjunto de gansos. Añádele a esas olas que un turista acaba de tirar una piedra, y esta rebota 4 veces en el agua antes de caer. Calcula a que posiciones de la orilla van a rebotar esas piedras, asumiendo una velocidad inicial de X y un ángulo inicial phi. Calcula cuántas olas van a salir de cada rebote, y cómo visualmente esas ondas van a afectar a las ondas del frente, ¿Se van a reflejar o se van a refractar? ¿Y esas ondas terminan llegando a donde está cayendo el sol? ¿Se vería la perturbación en el tronco?.

En los estudios de Pixar lo saben.

Me da escalofríos pensar que nuestra realidad podría ser simulable. Pero creo que hacia allá vamos. La simulación de la realidad. Experiencias totalmente inmersivas, mundos para que la gente viva feliz mientras es cultivada en una granja pos apocalíptica para que las máquinas puedan tener energía.

Fuck, I love Sci-Fi.

Homenaje a Jaime Mora (10/12/2017)

Nacido el 12 de Junio de 1997 en Bucaramanga, Jaime Mora es un arquero formado en las inferiores del Real Santander. No tiene página de Wikipedia, pero los medios locales lo describen como “…un guardameta tranquilo, muy seguro, técnico y con buena ubicación. Sin embargo reconoce que todavía puede mejorar en el juego con los pies ya que aún no logra controlar con facilidad el balón…”. Jugó 15 partidos con su equipo en la temporada 2016, y 8 partidos en la temporada 2017, alternando titularidad con Julián Ledesma (de 28 años). Sus atajadas y su buen presente le valieron una convocatoria en el ciclo de la selección Colombia U20 de Carlos “Piscis” Restrepo, en el torneo Sudamericano U20 disputado en Ecuador en febrero del presente año. Sin embargo, esta generación de juveniles colombianos no cumplió con las expectativas y no despertó ilusiones en el público.

En dicho torneo compartió el Grupo A con Ecuador, Brasil, Paraguay y Chile. Clasificó segunda de grupo con 7 puntos y +1 de diferencia de gol, producto de dos victorias, un empate y una derrota (Siendo Ever Valencia el goleador del equipo y Manuel Arias el portero titular). En la ronda final compartió hexagonal con Argentina, Brasil, Uruguay (Que a la postre sería campeón del torneo), Ecuador y Venezuela. La selección del Piscis quedó última del grupo con dos puntos (producto de 2 empates y 3 derrotas) y una dolorosa diferencia de gol de -7. Nuestro homenajeado atajó en el penúltimo partido del hexagonal final, en la derrota 0-3 contra la selección de Ecuador, la cual nos dejó sin chances matemáticas de clasificar al mundial de Corea del Sur 2017. Los locales dominaron completamente el partido como quisieron, y el bumangués Mora no pudo hacer nada al ver como entraban los goles uno tras otro en el segundo tiempo, ante una defensa colombiana que los dejaba pasar, mientras sacaba la lengua para coger un segundo aire.

colombia_perdio_y_le_dijo_adios_al_mundial_sub_20
No hubo mucho que pudieras hacer…

¿Porqué decidí hablar de este arquero juvenil? Resulté conociendo a una prima suya en una visita a Bucaramanga, y me flechó de manera instantánea. Era una santandereana hermosa, piel blanca, metro ochenta, esbelta, labios hermosos, ojos brillantes, sonrisa cautivante. Llevaba esa feminidad descomplicada típica de la universidad pública, de esa que combina una camisa de flores con botas cafés. Parecía salida de un sueño. Parecía la bajista de una banda de indie rock californiana. Cuando hablaba era aún más cautivante. Hace unos gestos de ternura infinita cuando cree tener la razón, y no para hasta que logra convencerte. Nunca va a perder.  Por si fuera poco, está llena de sueños, aspiraciones, metas y pasiones. Lleva la química en la sangre. Es una reacción exotérmica. Es pura energía.

El infortunio de conocernos en momentos inadecuados… la eterna historia de mi vida sentimental. Mal timing, 0-0 y otra amistad. Sin embargo, estoy muy contento por haber hecho lo correcto, y estoy muy contento de haberte conocido.

Espero que tu primo se consolide en primera división. Espero escuchar pronto de el en la selección de mayores, que arqueros es lo que nos hace falta. Espero que no vuelvan a rajarle con un bisturí el bolso en la concentración. Por tu parte, espero que puedas ejercer tu profesión y cumplir todo lo que tienes en mente. Además de eso, espero que llegue alguien diferente a todos los que te hemos puesto en un pedestal. Y que pueda enseñarte lo que es querer sin dramas. Recuerden chicos que la vida y el fútbol no son justas, pero es cuestión de jugar dejando siempre el alma, y eventualmente todo caerá en su lugar.

Ambos se lo merecen.

 

Optimistic (7/11/2017)

Todo va a salir bien.

Tu mejor esfuerzo es suficiente.

Eres bueno. Muy bueno.

La gente te quiere.

Hay gente que te admira.

Brillas con luz propia.

Trasgredes. Eres diferente. Eres especial.

Mereces las cosas buenas que te pasen.

Mereces ser querido.

Mereces seguir hacia adelante.

Mira como te ríes de las precariedades que viviste.

Mira que tan lejos has llegado.

En 10 años te vas a reír de los problemas de hoy. Así como hoy te ríes de los problemas de hace 10 años.

Escribes una historia que merece ser contada.

Puedes lograr lo que te propongas.

Si alguien puede hacerlo, eres tú.

Siempre quieres poner la vara más alta.

Tienes la capacidad de sentir, de reflexionar, de vivir.

Vamos adelante, atrás ni para tomar impulso, le dice el cubano a Juana.

Eres gracioso. Eres ocurrente.

Eres auténtico.

Creo en tí.

Hazlo por Mickey, Rocky, Porque Mickey te ama.

Optimistic.

I’d really like to help you man.

Lucky.

Pull me out of the aircrash.

Morning, mr. Magpie.

How are we today?

Roger Sterling.

When God closes a door, he opens a dress.

El salmón. Euforia y Furia. Cafetín de Buenos Aires.

No pienso estar enero en Pinamar. No me excita cagar en el mar.

Ricardo Darín.

Putos no faltan, lo que faltan son financistas.

Jorge Bucay. Will Smith. Gandhi. Aquel niño que era nada más y nada menos que el mismísimo Albert Einstein. El Papa Francisco.

Comparte para ser bendecido.

Dale like. Dale RT.

Walter Bazar.