El vuelo de la cometa (16/08/2016)

Estuve en el festival de cometas de Villa de Leyva el fin de semana pasado. Trataré de no caer en los lugares comunes que caen los turistas cuando describen el vuelo de una cometa, por varias razones. La principal razón, es que simplemente, los turistas son idiotas. La segunda razón es que los lugares comunes en una narración son perezosos y denotan falta de imaginación. En ese orden de ideas, si un individuo me llegara a decir algo como “el vuelo majestuoso del cometa, que atravesó imponente el firmamento…” es un deal-breaker inmediato. Lo mismo aplica si me dice cosas como “me encanta ir a rodadero en semana santa”, “las cosas pasan por algo”, “encontrarás a alguien”. Todos son lugares comunes. Uno más aborrecible que el otro.

Odio las multitudes, y la plaza central de Villa de Leyva, tan linda cuando está vacía, esta vez estaba imposible de transitar. Todo el mundo se confabuló para llegar al pueblo al mismo tiempo, para atascar las vías de entrada al pueblo, para duplicar los precios de los hostales, para atiborrar las mesas de los restaurantes, para tirar sus latas de cerveza y empaques de papas en las calles empedradas. Una reverenda mierda. Todo tenía un ambiente como si fuera de producciones Jorge Barón. Un inflable grande de una marca de papas se asomaba en la plaza. Había una tarima con un presentador, cuya voz retumbaba sobre toda la plaza, irritando mi descanso, logrando casi que me arrepintiera de haber emprendido ese viaje. De ñapa, había una cometa con un mensaje oportunista de “Boyacá le apuesta a la paz”.

Y ahí estaba yo, en medio de toda la muchedumbre, amargado para variar. Cuando de repente, empezó el show. Si alguien quisiera describirlo como “el vuelo majestuoso del cometa, que atravesó imponente el firmamento…”, esta vez no me enojaría, porque no sería una exageración. Salieron todos los artilugios del papel, elevados en el hermoso cielo de testigo. Eran las cinco de la tarde, se asomaba una luna menguante, unas cuantas nubes, y las montañas que rodean el pueblo, las cuales fueron testigos de cientos de cometas de colores, de todos los tamaños y formas, los cuales se suspendían hipnotizantes sobre la atmósfera.

Entre todas las cometas, emprendió su vuelo tardío una especie de mantarraya gigante, la cual capturó inmediatamente mi atención. Este animal gigante volaba y volaba, surreal sobre la muchedumbre, mientras embelesado apreciaba sus movimientos, casi atónito. Parecía natural, parecía realmente un ser viviente. Olvidé lo caro del hotel, los trancones a la entrada, el lleno total en los restaurantes, el inflable oportunista, la voz despreciable del animador. Olvidé todo, y me dieron ganas de volar a los lomos de la mantarraya.

13907194_10153663379005685_3434983263732932163_n

Me desconocí. Me dieron ganas de volar, me dieron ganas de emprender el viaje, de mandar todo a la mierda. “¿Y que tal si nos vamos al Tayrona en bicicleta? nunca hemos ido al Tayrona”. “Que se joda el Tayrona, vamos mejor a Ecuador”. “Que se joda Ecuador, recorramos toda Sudamérica en bicicleta, renuncia a tu trabajo y nos vamos, en un año estamos en Buenos Aires“. Mi mente daba vueltas y vueltas, me dejaba soñar, me dejaba imaginar locuras infinitas, universos paralelos en los que mis sueños se cumplían, en los que era una versión mucho más grande de lo que soy ahora.

La mantarraya aterrizó. El sol se puso, y todo volvió a la normalidad.

En la noche la plaza se llenó de “parches” tomando aguardiente, gringos buscando diversión y grillas buscando gringos. 2 días en la plaza, varios cientos de miles de pesos gastados… 10 minutos de surrealismo. 10 minutos para soñar.

Post-Scriptum: De vuelta en Bogotá, se me ocurrió googlear si era realmente posible viajar por toda sudamérica en bicicleta. Un sujeto lo hizo, gastó 6 meses y 8 millones de pesos, y la conclusión de su viaje, fue que necesitaba sentar cabeza y establecer una familia….

Mejor archivemos ese plan en la A-Z de los sueños. La voy a archivar al lado de aprender esperanto, participar en quien quiere ser millonario, ser el presidente del Junior y pasar una noche con Scarlett Johansson (?).

 

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s