Locura y Grandeza I (28/02/2017)

 

PREDICADOR (V.O.)

                Amados hermanos, tengo malas noticias para ustedes…

Templo. Día.

Parado sobre un atril verde de mármol, imponente a contraluz de los ventanales gigantes, se erguía su figura. El predicador parecía casi un enviado del cielo, descalzo y en túnica blanca. Era apenas un joven en sus veinte años, rostro angelical e inmaculado, sereno pero poderoso. Cabellera negra abundante que caía sobre sus hombros. Se dirigía a su audiencia…

      PREDICADOR

Amados hermanos, tengo terribles noticias para ustedes. Todo lo que han visto, todo lo que han vivido en este mundo es una mentira. Si, así es: una vil mentira. Los han tenido bajo control todo este momento. Hay hilos oscuros, hay manos negras que controlan los medios, que controlan los llamados “avances científicos”, que controlan sus mentes mis amados hermanos. En conferencias clandestinas los dueños del mundo maquinan, calculan, inventan métodos para arrebatarlos de su individualidad. Inventan guerras, crean enfermedades. Los hacen nacer en un mundo en el que empiezan una carrera interminable en círculos. Los vacunan desde temprano para controlar sus mentes. Aprenden un montón de mentiras en la escuela, aprenden que la tierra es redonda, que los polos se están derritiendo culpa del “calentamiento global”, aprenden que ya no se nace hombre o mujer, los enseñan a vivir con miedo. Aprenden que hay que trabajar para ser alguien en la vida.  Que el fin último de toda la existencia es el dinero… es ese asqueroso dinero. Hay que amar el dinero. Hay que amar a tu pareja, a tus padres, y al dinero. El sinónimo de tu éxito. Te enseñan a definirte por el éxito, solamente cuantificable en cifras bancarias. Que no importan las enfermedades, que no importan ya las guerras, que no importa el calentamiento global… todo está bien si tienes dinero. Y si trabajas para conseguirlo.

Los asistentes miran detenidamente a aquella figura inmaculada y queda. Están hipnotizados, casi que en éxtasis. El predicador se baja del atril… su discurso empieza a ganar momentum.

              PREDICADOR (CONT’D)

Hermanos míos, yo solía ser como ustedes. También corriendo en círculos, también escuchando y creyendo todas las mentiras que perpetúan la sociedad y los medios. Hasta que descubrí la verdad. Dios se apareció frente a mí, como a Moisés en el desierto. Así es, una zarza que arde apareció en mis sueños. Me dijo que no podía soportar más tanta mentira, tanta manipulación. Me dijo que no podía ver más a su pueblo amado envuelto en esa telaraña de corrupción, abstraído de su realidad, adorando a falsos Dioses, a estrellas de Hollywood, cantantes o youtubers… Adorando al dinero.

El predicador alza su voz.

             PREDICADOR (CONT’D)

 Me advirtió también que en este mundo corrupto y mentiroso la gente no creería en mí. Me previno, que las marionetas del nuevo orden mundial saldrán con sus ciencias, con sus vacunas, con su calentamiento global y sus tratados de libre comercio, a tratar de detenerme. Por eso me dio el don de la sanación, para que su pueblo creyera en mí. Fui ungido como su nuevo profeta. Y todos los presentes en este recinto pueden atestiguar de mis poderes. He sanado cantidad de enfermedades que los médicos declararon insalvables. Hay presentes aquí que han superado cánceres de todo tipo, fracturas, infecciones, quemaduras y heridas de todo tipo… Inclusive la muerte… ¿¡Acaso quién puede decir lo contrario?!

La multitud se pone toda de pie. Respondió al unísono.

AUDIENCIA

¡Nadie! ¡Nadie! ¡Nadie!

 PREDICADOR

(Gritando)

¡Así es hermanos míos! ¡No todo son malas noticias! ¡Hay esperanza todavía en este mundo de mentiras! ¡Yo soy la luz, la resurrección y la vida! ¡Nadie podrá decir lo contrario, porque mientras Dios lo permita, arrancaré la lengua de mis enemigos y me bañaré en su sangre! ¡Acabaremos con todos los globalistas, con todos los progresistas, los sacaremos a patadas del templo así como Jesús el hijo de Dios sacó a los mercaderes hace 2000 años! ¡Destruiremos a la mal llamada ciencia! ¡Destruiremos a las redes sociales! ¡Destruiremos al falso dios dólar!  No existe mayor Dios más que Jehová, y yo araré la tierra para su segunda venida.

AUDIENCIA

¡Amén!

Rompe un estallido de aplausos y gritos en medio del templo. La figura del predicador, que se había transformado durante su discurso, volvió a la misma serenidad de costumbre. Dio la espalda a su púlpito y se encerró en sus recintos. Dos hombres con batas blancas pasaban alrededor de la congregación con datáfonos y bolsas. Los asistentes dejaban todo lo que llevaban encima. Relojes, carteras, anillos caían en los sacos mientras gritaban…

 AUDIENCIA

¡Viva Jehová! ¡Viva nuestro Profeta! ¡Abajo el nuevo orden mundial!

Así transcurría otro día más en la iglesia de la segunda venida. La cámara se aleja lentamente de la congregación.

CUT.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s