Touch & Go (2/05/2017)

Amanecer, Ocaso.

Entrada, Salida.

Jale, Empuje.

Sístole, diástole.

Día, noche.

Así eres tú. Vienes y te vas. No quise decir nada para no hacerlo incómodo, pero siempre quise hacerte sentir querida, hacerte sentir feliz, con la esperanza de que no te fueras a ir. Que te sintieras bien al hablar conmigo. Sin dramas, sin complicaciones. Que aunque fuera solamente de pensamiento, siguieras a mi lado.

No puedo detener los latidos de un corazón, ni mucho menos los ciclos terrestres. No puedo obligarte que quieras estar conmigo, o tan siquiera que quieras hablarme. No soy un dios, y ni así lo fuera podría retenerte a mi lado.

Me resigno a no ser tu compañero de vida… yo soy solamente una caneca en la que descargas tus problemas cada ciclo lunar. Soy un pararrayos glorificado, un huevón desechable. Si alguien hiere tus alas, yo te cuido y te las reparo… hasta que puedas volar nuevamente lejos de mí.  Siempre pasa.

Solamente me resta esperar a que vuelva a amanecer… y aprovechar el nuevo día.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s