Cerveza Alemana: Sembrar para el futuro (19/06/2017)

Hoy en Sochi (La Cartagena rusa como la llamaron los iluminados narradores de Caracol) Alemania acaba de dar una lección al mundo del fútbol: la apuesta a procesos de largo plazo da frutos. Hoy se presentó una versión  B del conjunto alemán, “Die Kleine Mannschaft” deslumbró con destellos de buen fútbol, ofensivo y entretenido como le gusta a la gente. Un verdadero festín para el espectador neutral los primeros 20 minutos de dominio absoluto, ataque de posición, toques de primera y muchas llegadas de gol. Y era una selección B, llena de jóvenes ávidos de poder mostrar sus habilidades, de una nueva generación de Panzers que quieren repetir la gloria que sus modelos anteriores consiguieron en Brasil 2014.

Pero el éxito conseguido en Brasil 2014 se venía sembrando desde 2002. Alemania luego de caer derrotado en la final de Korea-Japón decidió reinventarse, y apostar a la formación de jóvenes y a una nueva idea de juego global. Ya quedaba atrás la Alemania eficiente de las décadas anteriores, sino que esta nueva generación de jugadores iba también a deslumbrar al espectador, iba a ofrecer espectáculo. El líder de esta renovación fue Joachim Löw, primero como asistente de Klinsmann en 2006 y luego como DT absoluto en 2010 y 2014. Esta selección sabe bien a que juega, porque la idea de juego viene desde arriba, porque es inmutable, y porque todo el que llegue a la Mannschaft tiene que contribuir a esta idea de juego. Y no al revés, como pasa en algunas selecciones de nuestro continente.

El resultado es una selección vigente campeona del mundo, que fue capaz de propinar una paliza histórica al local en semifinales y luego anular al mejor jugador del mundo en 120 minutos vibrantes. El resultado es ver jugar a futuros cracks como Draxler, Werner o Goretzka y sentir lo mismo que se sintió cuando uno vio por primera vez a Schweinsteiger, Lahm o Thomas Müller. El resultado es una selección en donde no importan los nombres, sino el juego colectivo, en donde las nuevas generaciones, las juveniles y los mayores juegan todos a lo mismo. Es el control total de un proceso industrial, solo como una de las potencias del mundo lo sabría hacer. Es controlar la materia prima, sembrar y fermentar con mucho cuidado, dedicación y rigurosidad. Y tener cosechas ricas, material de exportación: Fútbol de calidad asegurado por lo menos hasta 2022.

Esta “Kleine Mannschaft” es una nueva cepa de cerveza alemana. Un barril más joven (igualmente más ligero, menos experimentado) que a veces sufre en defensa, y por eso una selección menor como Australia se lo mantuvo abierto hasta el final, pero a pesar de eso igual de entretenida y de calidad que su contraparte campeona del mundo.

Nosotros en Sudamérica tenemos mejor materia prima. Nuestro suelo es mejor. Nuestros futbolistas son naturalmente más talentosos… ¿Se imaginan si aplicáramos el mismo modelo? Nadie nos pararía. Nunca más la UEFA nos quitaría una copa del mundo.  Alemania B, la versión ligera, la versión joven… nos invita a todo el resto del mundo a creer en los procesos a largo plazo. A no pensar solo en la cerveza de hoy, sino en la cosecha del mañana. A trabajar por muchos años sin ver resultados inmediatos… creer en el futuro, con paciencia, con tenacidad y con disciplina. Valores teutones por tradición y excelencia.

¡Cuánto nos hace falta por aprender!

Ballon D’Or (11/06/2017)

Usaquén, 11:30pm.

Mesas con velas, parejas conversando, jarras de cerveza artesanal corriendo de un lado para otro, siendo bebidas con gusto. Suena de fondo Are You Gonna be my Girl.

-¿Nunca te ha pasado que en algún momento de tu vida ves a una persona y te llama la atención, y sabes que en algún momento de sus vidas van a tener algo… pero simplemente que ese no es el momento?

-Si, si lo he sentido… jajaja, aunque estoy obligado a preguntar: ¿Tu lo sentiste conmigo?

– Si, la verdad si. El día que te conocí me llamaste la atención, me pareciste muy interesante… pero tu estabas en otra relación, yo simplemente me alejé antes de que fuera inapropiado.

-Ya veo…

– ¿Sabes que he notado de ti? Tienes algo muy sexy cuando te pones serio. Cuando estás serio tienes un aura toda imponente, digna de respeto. Esa parte de ti es muy muy sexy. ¿Pero a veces sabes que siento también? Siento que te das muy duro. A veces no te das cuenta que eres lo mejor del mundo, y cuando dices cosas en contra tuya o de tu aparencia física me parece muy poco atractivo. Se cae ese aire de seriedad que tienes. Se nota que tienes inseguridades, las mujeres tenemos inseguridades es normal, pero en los hombres uno espera que siempre estén convencidos que sean lo mejor del mundo, así no lo sean. ¿Tu crees? mi anterior novio era horrible, pero el era un convencido a morir que era lo mejor del mundo, y yo me lo creía.

-¿Tú crees que yo sea lo mejor del mundo?

-Si lo creo. Y es hora de que tú lo creas también.

-(Levanté mi vaso) ¡Salud, Por ser lo mejor del mundo!

 

 

Luego en esa noche murieron todas las dudas…

Miedos Racionales (8/06/2017)

  • Miedo a volverme viral por alguna estúpida razón, y que todo el internet me deje amenazas de muerte y mensajes de odio en mis redes todos los días. O peor aún, miedo volverme un meme.
  • Miedo a padecer una enfermedad terminal y eventualmente morir por negligencia de mi EPS.
  • Miedo a quedarme encerrado en el ascensor con mi jefe… ¿De qué vamos a hablar?
  • Miedo a ser Juan Pablo Silva, o peor aún, Iván Gallo.
  • Miedo a bailar “despacito”. Y disfrutarlo.
  • Miedo a que me dediquen una canción de Manuel Medrano.
  • Miedo a Ordoñez Presidente.
  • Miedo a que unos policías me paren en la calle y sin justificación alguna me manden a la UPJ a pasar la noche…. y que durante esa noche en la UPJ me gane a un ladrón y me toque devolverme en boxers a mi casa.
  • Miedo a que alguien se obsesione tanto conmigo que sepa todos mis pasos, toda mi historia, desde que escucho en mi spotify hasta cuántos lunares tengo.
  • Miedo a descubrir la estupidez de alguien que me interesa.
  • Miedo a ser el “transmilove” de alguien, y que me dejen su número de teléfono.
  • Miedo a ser despedido y terminar trabajando como domiciliario de Rappi. Y tener que alimentarme de la humedad del techo de mi casa.
  • Miedo a fracasar tan estrepitosamente, que me toque volver a vivir a donde mi madre.
  • Miedo a estar atrapado en una relación muerta.
  • Miedo a que me estén haciendo algún tipo de brujería.
  • Miedo a perderme en las drogas y terminar como un desechable en el centro, cambiando espejos de carro por bloques de bazuco.
  • Miedo a los errores ortográficos.
  • Miedo a un embarazo no deseado. Pánico.
  • Miedo a besar a alguien con mal aliento.
  • Miedo a que alguien me posea y controle todos los aspectos de mi ser.
  • Miedo a sentir, decir o escribir estupideces solo para rellenar espacio, o para cumplir con alguna cuota de periodicidad… que ironía.