Noches de Copa (21/09/2017)

Cuartos de Final: El campeón de Bolivia se enfrenta con el campeón de la edición 2015. Jorge Wilstermann vs. River Plate. Los bolivianos venían de ser segundos de grupo, eliminando a equipos con mucha más historia copera. Únicos representantes de su país y con la altura de Cochabamba como ventaja estratégica, siempre ganó sus partidos de local. Tenía armas para contestarle al rival, que venía golpeado por un escándalo de dopaje, lesiones y ventas conflictivas de sus mayores figuras para afrontar la fase final de la copa. Venía de perder el campeonato local en un pulso codo a codo el año pasado en manos de su archirrival. Venía dejando dudas en su juego. Pero tenía la mística copera de su lado.

El partido de ida quedó 3-0 a favor de los bolivianos, quienes estaban tocando el cielo con las manos. Hablaron de más, no perdieron oportunidad para dejar su huella en todos los medios a  los que los invitaban. David venció a Goliat, y había que aprovechar esos 5 minutos de fama. “No le tenemos miedo a los argentinos” dijeron. “Vamos a salir a dejar la vida” dijeron. “Nunca perdí con River, ni en los torneos de verano”, dijo Pochi Chávez, con pasado en Boca. Cambiaron el árbitro de manera inexplicable la semana antes del partido, y sacaron un comunicado institucional en el que pedían por imparcialidad en el encuentro. También su director técnico salió a decir que le pedía imparcialidad a la cadena FOX en la narración del encuentro. River solo callaba.

Si algo nos ha enseñado la copa, es que no la gana el equipo con mejor plantel, ni con mayor presupuesto. No la gana tampoco el equipo que mejor juegue,  ni mucho menos el que haga más goles. La Copa Libertadores, a diferencia de otras competencias internacionales, es un torneo de temperamento, de carácter. Se gana con un par de cojones. La ganan los equipos que saben a lo que juegan, que se dejan la piel y el alma en la cancha. Que tienen la madurez para afrontar las hinchadas visitantes, que salen a jugar sin complejos. Que no hablan por fuera de la cancha, sino adentro de ella.

Y esta noche River le acaba de dar una lección a Jorge Wilstermann, sobre qué es y cómo se juega la Copa Libertadores de América. Wilstermann demostró que perro que ladra no muerde, y todo lo que se habló en el transcurso de la semana quedó enmudecido ante las 60.000 almas que fueron a alentar en el estadio Monumental. No supieron que les pasó por encima. No corrieron, no marcaron, no pegaron. Fueron espectadores de un vendaval de goles, uno detrás del otro. Fueron espectadores de lujo de una exhibición de fútbol y temperamento. El árbitro no tuvo ninguna incidencia en el juego. Simplemente un equipo con historia y amor propio les demostró cómo afrontar un torneo internacional en Sudamérica. A los 20 minutos ya se había empatado la serie. Al primer tiempo ya se había dado vuelta. Al final del partido ya se había dado vuelta dos veces.

River Plate 8 – 0 Jorge Wilstermann. Gallardo manifiesta que tienen un envión anímico enorme (para ganar la copa). Y le creo. Scocco (autor de 5 goles) manda un saludo a sus amigos en México pasando por una díficil situación luego del terremoto que los sacudió esta semana. ¿Los bolivianos? no sé donde están. No hay micrófonos para los perdedores. Seguramente se devolverán a su país con el rabo entre las piernas, y con un recordatorio eterno de una vida mediocre. “Dicen que hay algo que tener, y no muchos tenemos” dijo Calamaro en una de sus letras. Ellos sabrán hasta el final de sus días que no lo tienen.

BkTuDpZiW_860x575__1Otra noche mágica de Copa Libertadores de América.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s